sancor salud

Prevención que salva vidas

La correcta información puede llegar a salvar vidas. Porque nos abre opciones para elegir o para percatarnos de algo que deberíamos tener en cuenta. A veces, por no conocer los síntomas de una enfermedad, podemos pasarla por alto. Pero, por el contrario, si nos realizamos chequeos con frecuencia o si detectamos algún signo fuera de lo común, es posible actuar a tiempo y prevenir su desarrollo y complicación.

Todos los años se detectan 129.000 nuevos casos de cáncer en Argentina. Según las últimas estimaciones realizadas por la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer (IARC), nuestro país presenta una tasa de incidencia de 218 casos por cada 100.000 habitantes, lo que lo posiciona como un país con incidencia muy alta en el mundo. Además, es la segunda causa de muerte más frecuente, luego de las afecciones cardiovasculares.

Entre las diversas formas que puede adoptar esta enfermedad, el cáncer de mama es el de mayor magnitud en cuanto a ocurrencia. Llega a tener un volumen de más de 21.000 casos al año, lo que representa el 17% de todos los tumores malignos y casi un tercio de los cánceres femeninos. El dato más alarmante es que la cantidad de fallecimientos llega a 5.400 por año. Un dato aún más inquietante, y de riesgo, es que el 75% de las mujeres no presentan síntomas específicos. Si bien el riesgo de tener cáncer de mama aumenta con la edad, la enfermedad puede aparecer en cualquier momento. Pero con un diagnóstico previo y detectados en una etapa inicial, las posibilidades de cura son de hasta un 95% de efectividad.Teniendo en cuenta estas estadísticas, Sancor Salud, a través de su fundación, se propuso realizar una campaña de aporte a la comunidad en materia de salud.

El objetivo es abordar la temática desde una mirada preventiva, que tenga alcance nacional y que haga foco en la importancia de un diagnóstico a tiempo, aun cuando no se presenten síntomas claros.La campaña lanzada se llama Empoderate por tu salud. Consistió en invitar a las mujeres de todo el país a realizarse estudios para la prevención del cáncer de mama. Se lanzó durante el mes de octubre para sensibilizar sobre esta enfermedad.El concepto de la campaña se relacionó con ciertas situaciones y experiencias de la cotidianeidad: cuando una persona identifica alguno de los síntomas, asume un compromiso propio y rápidamente hace una consulta con su ginecólogo o médico de confianza. Pero para un individuo sin síntomas, que debe pedir turno, asistir y volver a retirar los resultados, resulta difícil de convencerse sobre los beneficios de la prevención.Es por eso que pusieron especial énfasis en las prácticas preventivas, destacando que los controles médicos frecuentes y los estudios de diagnóstico específicos, aún cuando no se presentan síntomas aumentan las posibilidades de tratamiento y cura. De esta manera se manifiesta un compromiso con la comunidad, al estar cerca en cuanto al cuidado de la salud.Una de las medidas para hacer visible la campaña fue usar un pañuelo de color rosa en cada rincón del país. Sirvió para potenciar la concientización y la importancia de los hábitos y estudios preventivos. Apelando a un símbolo de color se logró concentrar la atención sobre un significado particular: la cuestión al cáncer de mama.

El mensaje deseado fue mostrar la importancia del cuidado de la salud de las mujeres y de agendar controles médicos frecuentes.

La iniciativa contó con el apoyo del soporte audiovisual a través de cuatro spots cuyos protagonistas fueron colaboradores, un equipo de profesionales médicos de la compañía e integrantes del grupo de voluntariado de la fundación. El objetivo de los videos fue plasmar en su contenido un mensaje de empoderamiento haciendo referencia al conocimiento del cuerpo, la predisposición hereditaria, los métodos de detección y la importancia de los controles a tiempo.La estrategia principal apuntó a difundir de manera masiva un mensaje que se focalizara en que el cáncer de mama no siempre implica la presencia de síntomas tempranos. Además se hizo especial hincapié en que la realización de estudios diagnósticos debe hacerse periódicamente, porque la pronta detección mejora notablemente las posibilidades de tratamiento y cura de la enfermedad. Y, finalmente, que dar el paso de solicitar un turno para realizarse estudios es avanzar en un empoderamiento por la propia salud.

Además, para fortalecer a la campaña de concientización, se llevaron a cabo entregas masivas de kits de activación, que incluían un pañuelo y un turnero. Esta acción se realizó en zonas muy transitadas de ciudades claves del país (como la estación de Once de la ciudad de Buenos Aires, la provincia de Córdoba, Rosario, la ciudad de Sunchales, y eventos en Rafaela y Mar del Plata). Además, se realizó una acción específica para la prensa y distintos medios de comunicación. Tuvo un impacto social con la transmisión de la idea de que conocer el propio cuerpo ayuda a tomar las medidas adecuadas cuando hay un diagnóstico temprano. Produce un empoderamiento que lleva a tener una actitud activa y a elevar el valor de la vida.