La Caja de Ahorro y seguros

Un freno a la discriminación hacia las mujeres

La discriminación sexual tiene a las mujeres como población más afectada. Se trata de un problema de naturaleza compleja, que demanda la intervención de distintos actores sociales. Para abordarlo, es necesaria una mirada interdisciplinaria y medidas para sensibilizar acerca de los efectos que produce en la vida de las mujeres afectadas.

Desde la juventud las mujeres deben defenderse de agresiones que, en ocasiones, llegan a la muerte. Actualmente, se estima que un porcentaje muy elevado padece alguna forma de violencia y riesgo de vida.

La mitad del personal de La Caja de Ahorro y Seguro está compuesto por mujeres. Y asumiendo un rol como parte de una sociedad involucrada en erradicar formas de discriminación hacia las mujeres, decidieron tomar medidas para prevenir y cuidarlas.

Para ello se elaboró un protocolo con el fin de transformar desde el ámbito laboral la vida de las personas. Sirve como mecanismo de asistencia para la contención e intervención ante situaciones de violencia de género.

Además, está acompañado de ayudas económicas y, en caso de ser necesario, la reubicación laboral. También considera las licencias especiales para resguardar el derecho a la privacidad tanto de la persona afectada como de su grupo familiar. Y pone a disposición un equipo de asesoramiento y asistencia especializado.

Si bien desde la compañía ya realizaba desde hacía varios años un conjunto de actividades en el marco de su política de diversidad e inclusión, este protocolo le brinda un carácter legal y formal para poder actuar de manera más efectiva ante un caso de violencia de género.

El documento se firmó en el año 2019 en conjunto con la Comisión Gremial Interna (de la Asociación Bancaria) con el objetivo de difundir mecanismos de asistencia y asesoramiento a través de terceros especializados, tanto ONG como organismos del Estado.

Con el protocolo lo que se busca es brindar apoyo a la persona que lo activa, pero dentro de un marco legal. Se crea así un ambiente de mayor confianza. Algo particular del protocolo es que no limita la cantidad de días de licencia o los montos de ayuda económica. Es decir, cada caso es particular y el protocolo pone a disposición asesoramiento personalizado.

A su vez, se desarrollaron acciones para promover un ambiente de confianza y apoyo. El equipo interdisciplinario e interárea, está integrado también por la comisión gremial interna y una empresa consultora especialista en leyes laborales. El protocolo es el resultado de una investigación realizada para conocer las mejores prácticas en el mercado. Con las conclusiones, después de meses de trabajo, se acordó la firma y aprobación del protocolo con el CEO de la compañía.

Se creó también un comité de diversidad e inclusión, conformado por cinco grupos a partir de los ejes definidos como clave: género, diversidad sexual, generaciones, discapacidad y diversidad cultural. En este comité se discute y analiza la situación de la compañía en relación a cada temática. El organismo identificó las necesidades y preocupaciones de toda la empresa y tuvo en cuenta las distintas miradas y experiencias.

Por otro lado, para tener mayor visibilidad e impacto, el lanzamiento oficial del protocolo se llevó a cabo el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. En ese día se brindaron charlas reflexivas sobre género y distintas temáticas relacionadas: su evolución de la empresa, las acciones que se llevaron adelante y las que se iban a desarrollar, así como la evolución de las mujeres en puestos de liderazgo.

Para lograr un lugar mejor en el que se pueda trabajar de manera más inclusiva y diversa es necesario generar espacios y oportunidades. Sobre todo con temáticas tan delicadas como la violencia.

La compañía tomó un problema presente en la sociedad, lo entendió y le dio la importancia que merecía para mejorar la calidad de vida para un futuro más seguro.