Acompañamiento Quilmes

Una nueva manera de transitar

La vida en la ciudad es compleja. A toda su variedad de posibilidades se suma aprender a moverse en ella. Cuando transitamos por la ciudad lo hacemos según reglas: respeto los semáforos, las velocidades, anticipo de maniobras y peatones.

Desde hace décadas que esa complejidad es cada vez mayor, porque la población no deja de crecer en las grandes ciudades. Al mismo tiempo, las estadísticas por accidentes de tránsitos se mantienen en números muy elevados, demasiado altos, que es necesario reducir.

Para ayudar con una toma de conciencia sobre los efectos de una movilidad responsable, el Grupo San Cristóbal desarrolló una iniciativa que invita a reflexionar acerca del uso que hacemos del espacio público y la movilidad, para que, además de seguro, sea sustentable.

El programa lleva el nombre de Circulantes. Busca tratar un tema difícil al que una parte de la sociedad le cuesta acercarse porque implica asumir responsabilidades viales. Sin embargo, el Grupo lo hace para que los ciudadanos tomen mejor conciencia al momento de sentarse al volante o viajar dentro de una ciudad complicada.

Para el éxito de una campaña es importante partir de un suelo común entre el público al que va dirigido el mensaje y la compañía que busca aportar a la discusión de problemas sociales. En este caso, por la pandemia, se utilizaron contenidos multimedia para llegar a la mayor cantidad de público posible de una manera positiva e interesante. Además hay una mayor familiaridad y atractivo en este tipo de soportes para las generaciones más jóvenes.

Las acciones incluyeron una serie de podcast para repensar la forma en la que se volvería a las calles una vez concluidas las medidas de aislamiento. De esta manera se buscó generar conversaciones sobre cómo es la circulación normal por las ciudades y sus consecuencias.

El contenido de los podcast consistió en entrevistas a especialistas y usuarios para favorecer a la mirada multifocal y variada sobre las diferentes formas de utilización de los espacios públicos con trazas viales. Se abordaron temas como el tránsito y el coronavirus; el futuro de la movilidad pospandemia; las ciudades con más bicicletas; el diseño y la planificación de la movilidad urbana; y la mirada feminista en la movilidad; entre otros contenidos.

La participación del resto de la sociedad fue muy bien recibida, porque aportó su mirada propia y enriquecedorasobre esta temática. De esa manera se logró que el programa no haya sido un monólogo sino un diálogo donde las partes pudieron escucharse.

Este tipo de propuesta permitó establecer un vínculo entre la ciudad, la sociedad, y el tránsito, entendido tanto a nivel vehicular como humano, vinculándolo a la cultura y la noción de cambio y movimiento. Una propuesta de apertura de miradas para ciudadanos en movimiento hacia hábitos más responsables en las ciudades.