Salvemos los bares

El consumo responsable de alcohol empieza en el tercer tiempo

El consumo de alcohol está relacionado con la diversión, con relajarse, con relacionarse socialmente y disfrutar. Hay variedades, gustos, acompañamientos ideales. Aprendemos a tomar y también debemos ser responsables para enseñar a moderarse.

Los jóvenes utilizan mucho el alcohol. Según algunos estudios, en Argentina, el 34% de los adolescentes son consumidores de bebidas alcohólicas. Y la más elegida es la cerveza, con un consumo aproximado de 41 litros por persona por año. Estos datos representan un 60% del total entre todas las bebidas alcohólicas. Como compañía fabricante y distribuidora de bebidas alcohólicas, en su mayoría cervezas, el Grupo CCU asumió la responsabilidad de generar conciencia sobre el exceso como un hábito perjudicial e incompatible con un estilo de vida saludable.

Esta acción se realizó a través de actividades e iniciativas educativas, junto con la difusión de información para llegar los distintos públicos.

Se desarrollaron programas cuyos ejes centrales son la prevención del consumo en menores de edad y la promoción de la seguridad.

Una de las principales marcas de la compañía es la cerveza Imperial, de ahí tomó el nombre para la campaña Compromiso Imperial. Este programa busca capacitar, promover y educar en una cultura de consumo responsable de bebidas con alcohol, poniendo énfasis en el ámbito deportivo, principalmente en los clubes de rugby a quienes la marca patrocina.

Se hizo de esta manera aprovechando el deporte es un excelente canal para compartir conductas saludables y responsables.

De este modo, se sumaron a la campaña con una participación activa los clubes, los jugadores, directivos y entrenadores. Participaron mediante talleres virtuales para informarse y aprender sobre la temática. Pero también se les propuso presentar una iniciativa de promoción del consumo responsable para transmitirla en el tercer tiempo de los partidos.

La adhesión de la comunidad a esta iniciativa se llevó a cabo a través de un concurso que premió la participación, el trabajo en equipo y las buenas ideas. El ganador recibió un premio monetario para implementarla en el club.

Además se encontró apoyo y el respaldo en Fundación Padres, una ONG que trabaja para la concientización y formación de padres y madres a través de herramientas para ser guías de las generaciones futuras en el ámbito familiar. La fundación se encargó de brindar encuentros virtuales con el objetivo de abrir debates y abordar conceptos específicos, para ayudar a los clubes en el desarrollo de sus propuestas.

La iniciativa tuvo su punto de partida en el negocio concreto de la compañía, pero enseñando una cultura de responsabilidad social. Para ello se utilizó información transparente difundida en conjunto con la comunidad, mirando de frente al problema que se quiere solucionar.