GIRE

De persona a persona

“Sé el cambio que querrías ver en el mundo” es una célebre frase de Gandhi que bien podría resumir este caso. Mariel, tras haber atravesado junto a su familia la experiencia directa de convivir y acompañar a un familiar con discapacidad motriz e intelectual, advirtió en primera persona las barreras sociales (discriminación, ausencia de oportunidades) y la falta de acondicionamientos necesarios (accesibilidad) que deben afrontar las personas con discapacidad y su entorno para poder desenvolverse en la sociedad.

Esta toma de conciencia la llevó a movilizarse como primer agente de cambio para proponer en el ámbito laboral donde tenía injerencia un proyecto que ayudara a mejorar la realidad de empleo de las personas con discapacidades.

Trabajando en conjunto con el sector de Responsabilidad Social de Tarjeta Naranja, pudo trasladar su inquietud, que comenzó siendo personal y ahora marca un camino de expansión en lo que a ampliación de derechos se refiere; y es un punto de referencia para todas las demás compañías del país.

La experiencia vivida a través de la implementación del programa fue clave para poder generar esta transformación.

Los objetivos que se fijaron fueron, en primer lugar, brindar igualdad de oportunidades a personas con discapacidad facilitándoles una experiencia laboral de calidad en la que puedan desarrollar competencias para ser cada vez más empleables. Y en segundo lugar, aportar a un cambio de perspectiva sobre la discapacidad en el ámbito laboral, brindando a la organización herramientas de inclusión con foco en las personas que ayuden a derribar barreras.

Con el aprendizaje obtenido a partir de una experimentación inicial realizada en las áreas internas de la empresa en Córdoba, en la que se hicieron dos incorporaciones de personas con estas características, se proyectó un camino a seguir para el resto de las sucursales del país.

Gracias al compromiso del plantel de colaboradores autoconvocados de los distintos sectores, más las estrategias empleadas por las áreas de Responsabilidad Social para la sensibilización y el acompañamiento directo de los involucrados con sus compañeros de trabajo con discapacidad, el cambio de conciencia fue desarrollándose cada vez más. Tanto que, desde que comenzó la iniciativa en 2012, la compañía realizó 27 incorporaciones de personas con estas características.

Quinientos colaboradores de los 3.200 que integran la empresa se vincularon directamente con el programa (responsables de adaptaciones, compañeros de equipo, padrinos, líderes directos e indirectos de los colaboradores incorporados, formadores).

El camino transitado da cuenta de cómo una iniciativa individual se fue expandiendo de persona a persona convirtiéndose en una experiencia que trasciende a la compañía y que pregona por construir una sociedad más accesible y con oportunidades para todos.