L’Oreal

Incubadora RUS

En Argentina, mientras que algunas zonas carecen de instituciones educativas donde los jóvenes puedan acceder al aprendizaje y desarrollarse, en otros lugares abunda el conocimiento y los recursos necesarios para que cualquier persona pueda formarse dignamente. Esto ocurre, por ejemplo, en Concepción del Uruguay, una ciudad de aproximadamente 80.000 habitantes, que contiene cuatro universidades en las cuales se pueden encontrar todas las disciplinas académicas.

Estas cuatro universidades y el centro comercial de la ciudad contienen áreas, secretarías, clubes y hasta incubadoras que captan ideas de proyectos de alumnos, graduados, docentes y público en general. Luego estas iniciativas son apoyadas y fortalecidas al mismo tiempo que se les busca una línea de financiamiento para solventarlas. Todas de manera individual, sin articular entre ellas institucionalmente, con escasos éxitos de maduración de la idea y constitución de una pyme, y sin vinculación con la tecnología o el sector empresario regional.

La empresa Río Uruguay Seguros reconoce que la dinámica actual del mundo, con cambios cada vez más rápidos que implican la generación de conocimiento en cada vez menor tiempo requiere que se generen redes y se diseñen mecanismos para garantizar su reproducción, capitalizarla y aplicarla a la solución u optimización de problemáticas concretas. Por ello, decidieron lanzar una propuesta que abarcara esta cuestión en su totalidad, y se fomente el desarrollo de ideas y proyectos.

Bajo este lineamiento, nació la Incubadora RUS (Río Uruguay Seguros), articulada con las universidades de la ciudad de Concepción del Uruguay y su centro comercial local (CECOM). Está destinada a apoyar a aquellos proyectos de alumnos, graduados, docentes y la comunidad en general.

Bajo la gestación de este ecosistema colaborativo, la empresa se propone concretamente ayudar a crear y hacer crecer a empresas jóvenes que tengan foco en la protección de las personas y de su patrimonio, o mejorar un proceso o servicio de las aseguradoras, es decir, proyectos vinculados directa o indirectamente a la actividad aseguradora.

El funcionamiento de la incubadora opera de esta manera: los proyectos seleccionados son presentados ante un jurado (conformado por todas las instituciones parte) en no más de diez minutos en un evento público llamado “Pitch Day”, el cual elige sólo tres de ellos para incubar durante 18 meses a partir de su selección.

Junto al lanzamiento de la convocatoria, se trabajó fuertemente en la difusión local a través de diversos videos y placas emitidas por redes sociales. Pero fundamentalmente se organizó una "Semana del Emprendedorismo" junto con cada una de las instituciones parte, donde se dio a conocer el funcionamiento de la incubadora y se socializó aún más su alcance. Por último, se aprovecharon las instancias para presentar el aula de coworking de la empresa a autoridades de las universidades (un aula generada por RUS para que los emprendedores trabajen conjuntamente).

Los resultados de la propuesta han sido más que satisfactorios. Además de los tres proyectos elegidos para ser trabajados por la incubadora de forma anual, se sigue capacitando al resto de los participantes para que mejoren sus ideas y se puedan presentar en futuras convocatorias o articular con los incubados. Esto ha permitido formar una red de contactos para la aplicación de algunos de esos proyectos en empresas, lo que sin dudas convalida un futuro prometedor para el buen desarrollo de ideas de cientos de argentinos.