L’Oreal

Energía del sabor

Un gusto para la juventud

Uno de los mayores desafíos que enfrenta la Argentina para los próximos años es disminuir el alto grado de desocupación que se registra actualmente. Los datos recolectados arrojan que uno de los grupos sociales más afectados por esta situación son los jóvenes. Las razones por las cuales esto se da, van desde la falta de educación hasta exigencias por parte de las empresas que superan las capacidades y herramientas limitadas con las que los jóvenes cuentan.

Además, de los jóvenes que tienen empleo, muchos se encuentran en situación de informalidad, lo que no contribuye a su verdadero desarrollo, al no tener garantizados sus derechos como trabajadores. Todo esto impacta de manera negativa en la sociedad, ya que se genera un círculo vicioso donde o bien los jóvenes no logran trabajar y se quedan relegados del conjunto de la población, o bien entran en el mismo orden sistémico con las mismas pocas o nulas posibilidades; lo que los perfila a quedarse en el mismo camino de la exclusión.Ante esta situación, la empresa Naturgy buscan alternativas que ayuden a paliar este problema. La manera que encontró no es sólo con apoyo económico, sino a partir de la idea de que es más productivo generar un espacio que permita aprender y rejerarquizar oficios, para brindar las herramientas necesarias para una salida laboral.

Es por ello que cuentan con talleres de cerámica, de artesanías y un curso de capacitación en gastronomía. Este último, denominado “Energía del Sabor”, ha sido uno de los programas de inclusión social con más repercusión de todos.

La premisa del programa es que los jóvenes de entre 18 y 25 años, desocupados o en situación de precariedad laboral, se capaciten para emprender una actividad productiva y desempeñarse en oficios vinculados a la gastronomía. Se genera así un empleo genuino y sustentable que les permite salir de la situación de vulnerabilidad social.

El programa fue creado a semejanza de conocidos ciclos televisivos, para acercar e incentivar a los jóvenes a llevar a cabo el curso. Se realizaron charlas, clases magistrales y prácticas con reconocidos chefs (Los Petersen), en grandes hoteles (Sheraton) e incluso se invitó a la ganadora del primer MasterChef argentino, Elba Rodríguez, para que formase parte del proyecto como figura destacada.

El curso se desarrolló desde fines de abril hasta mediados de noviembre y estuvo compuesto por 56 clases teórico-prácticas. Se abordaron temas tales como la manipulación de alimentos, imagen, relaciones públicas y ceremonial, la cultura y la comida, primeros auxilios y RCP.

Desde la implementación del programa en 2016, el número de beneficiarios directos ha aumentado considerablemente. En la primera edición se capacitaron a 21 jóvenes, en la segunda (en 2017) a 25 y, en la tercera edición (en 2018) a más de 150.

Todos los alumnos se mostraron con ganas de seguir extendiendo su capacitación y comenzar a tener una salida laborar con la herramienta adquirida gracias al curso brindado. En la actualidad, la mayoría de los participantes se encuentra trabajando como ayudantes de cocina en restaurantes, hoteles, casas de comida, o con su propio microemprendimiento familiar, lo que demuestra la influencia positiva que genera esta capacitación en el mismo alumno y en su grupo familiar y de amistades.Por eso, es de vital importancia alentar tareas como las que impulsa la empresa. Que busca promover la inclusión social de colectivos desfavorecidos a través de la capacitación en un oficio que ofrece múltiples posibilidades laborales a los jóvenes y los ayuda en su mejoramiento individual y colectivo dentro de la sociedad.