HSBC

No significa NO

¿Cuántas veces te dijeron algo inapropiado caminando por la calle? ¿O te sentiste insegura o con miedo utilizando el transporte público? ¿O en tu lugar de trabajo, por medio de un comentario o comportamiento fuera de lugar por parte de un jefe o compañero de trabajo? Lamentablemente en la Argentina, muchas mujeres han sufrido algún tipo de acoso sexual ya sea en la calle o en sus lugares de trabajo. Es probable que seguramente también se conozca a amigas, compañeras o familiares que hayan padecido alguna de estas situaciones. Afortunadamente, en los últimos años, la violencia de género ha tomado fuerte visibilidad en Argentina a partir de manifestaciones y acciones feministas (como la consigna “Ni una menos” de 2016) y ha ganado preponderancia en la agenda nacional. Sin embargo, el camino por la igualdad, seguridad y respeto hacia las mujeres por el simple hecho de ser mujeres, todavía es largo y requiere de todos para lograr modificaciones significativas que se traduzcan en un verdadero cambio cultural. Ante esta cuestión, HSBC puso en marcha un proyecto para contribuir a generar un cambio de conciencia en la sociedad.

El banco HSBC, uno de los mayores empleadores en su rubro, con más de 4.000 colaboradoras y colaboradores, donde más de la mitad son mujeres que pueden estar expuestas a la problemática de la violencia de género, se propuso difundir un mensaje contundente que diera cuenta de su posición con respecto a este tema. Para ello, eligió utilizar uno de sus vehículos de comunicación más directos y cotidianos que mejor representan a su industria: el cajero automático como portador del mensaje “No significa no”.

El objetivo de realizar la campaña mediante la utilización de este elemento icónico estuvo vinculado también a la idea de "desautomatizar el acoso". Se buscó transmitir que cuando alguien manifiesta un "no" como respuesta, todos debemos entenderlo "automáticamente", tal como lo hace un cajero.

La campaña se implementó tanto en la vía pública como a través de máquinas del sector privado mediante la intervención de un cajero que no aceptaba un "no" como respuesta. Durante la experiencia, los usuarios ingresaron en forma habitual para realizar sus operaciones, sin embargo la terminal les indicaba estar fuera de servicio. En ese momento, y ante la pregunta "¿Desea realizar otra operación? SI/NO", la máquina rechazaba una negativa y mostraba una serie de pantallas que colocaban a la persona en la situación de estar viviendo un "acoso", de querer salir y no poder hacerlo. Asimismo, durante el mes de marzo, los más de 450 cajeros de HSBC distribuidos a nivel nacional, imprimieron en los comprobantes de operaciones la leyenda "No significa no: Entre todos podemos hacer del respeto la moneda corriente". Y el #144 (número oficial, público y gratutito de asistencia a las víctimas) para que quienes viven situaciones de violencia puedan comunicarse y pedir asesoramiento.

Además, la activación no sólo fue implementada en la vía pública, sino también en los cajeros de las oficinas centrales para que la experiencia fuera vivida por los empleados. Asimismo hubo capacitación en el Centro de Atención al Cliente para moderar las respuestas en redes sociales propias o en consultas telefónicas.

Para blindar su acción de posibles reacciones negativas, el Banco organizó un plan de contingencia, que se inició con un espacio de diálogo con más de 30 referentes de la temática para mapear todas sus inquietudes y sugerencias, y así poder estar preparados al momento del lanzamiento.

También se convocó a personalidades del ambiente artístico que tuvieran una posición tomada con la temática, para poder reforzar la difusión de la acción a través de sus redes y lograr un alcance mayor.

Para llevar a cabo el proyecto contaron con el involucramiento y compromiso de más de 60 personas entre empleados y partners estratégicos. Fue fundamental el apoyo y confianza del Comité Ejecutivo y la creación de un equipo interdisciplinario entre Marketing, Recursos Humanos, Client Management, IT, Legales, Seguridad y Comunicaciones del banco para gestionar todas las acciones emprendidas.

La campaña se presentó de manera interna a los empleados de HSBC el viernes 8 de marzo, día de la mujer. Y gracias a la difusión espontánea que ellos hicieron en Instagram, Facebook, Twitter y Whatsapp entre sus familiares y amigos, se viralizó en pocas horas, y no tardó en convertirse en Trending Topic poco después de su lanzamiento. De forma orgánica, el video alcanzó más de 1,2 millones de vistas en Twitter en las primeras 24 horas. Luego el video fue publicado por top influencers feministas de Argentina, organizaciones no gubernamentales como Florentina, Enough is Enough y ONMPRI, periodistas, y referentes de recursos humanos, entre otros.

HSBC cree que fue una de las campañas de mayor impacto que ha generado a nivel local. Se lo atribuyen a que los bancos son percibidos como una industria machista y no tan sensibles o cercanos a las problemáticas sociales, de allí que sorprendió y generó empatía con la gente.

Finalmente, la campaña se posicionó como una best practice en otros mercados de HSBC. Como por ejemplo India, que es una sociedad muy conservadora en cuanto a los derechos de las mujeres, ha considerado oportuno replicar las acciones generadas en la Argentina. Este caso permitió promover conciencia en forma expansiva a una problemática que la sociedad en su conjunto está llevando al frente y que aún tiene mucho pendiente por hacer y transformar si queremos vivir en un país más justo, respetuoso e igualitario.