Chandon

Energía que suma

En nuestros hogares tenemos varios electrodomésticos de uso cotidiano. Ya sean heladeras, lavarropas, microondas, lámparas, computadoras o aires acondicionados, todos ellos se suman al conjunto de consumo eléctrico que realizamos todos los años. Normalmente, por el alto nivel de uso que hacemos de ellos, nos enfrentamos a tener que pagar tarifas altas o padecemos apagones intermitentes que complican nuestro estilo de vida. Estas situaciones se deben al elevado consumo que se presenta, sobretodo, en la época del verano. Estos ejemplos invitan a la necesidad de un cambio de hábitos en el uso de la electricidad, sobre todo si pensamos en el impacto que genera su falta en las familias más vulnerables.

Ante este escenario, Edesur S. A. se planteó como valor central la gestión de proyectos de educación para el consumo responsable de energía y acciones de eficiencia energética para, de a poco, ayudar a modificar esta realidad.

Bajo esta consigna, nació el programa Energía que suma, que desarrolla un plan de trabajo integral en áreas de vulnerabilidad social con el fin de construir soluciones sostenibles de acceso a la energía para familias de estas zonas, garantizando también la sostenibilidad del servicio de distribución de la empresa.

El programa acompaña acciones operativas y técnicas de la compañía en nuevas áreas de reurbanización de villas y asentamientos, por las políticas públicas habitacionales, y en áreas de normalización de consumidores de energía en barrios vulnerables.

La acción beneficia a las familias, brinda herramientas que las ayudan en la reducción del consumo de energía y del costo de la factura.

En concreto, el proceso sigue la siguiente metodología innovadora de aplicación. Primero, los consumidores reciben visitas de agentes comunitarios, que son jóvenes de comunidades que reciben capacitación para hacer orientación sobre consumo eficiente y responsable de la energía. Ellos sensibilizan para el proceso de normalización de las conexiones eléctricas de las viviendas, con el fin de garantizar su seguridad y regularización como clientes de la compañía. También hacen relevamiento de los hábitos de consumo, de los equipos electrodomésticos con más impacto en el consumo, y otras informaciones que le permiten a la empresa armar la cartografía social con el fin de planificar orientaciones y soluciones más personalizadas para estas comunidades. Además se otorga una lámpara led como incentivo a la eficiencia energética. Entre las familias que ya poseen medidor pero tienen deudas se ofrecen, desde el área de Marketing de la empresa, planes de financiación diferenciados, más acordes al contexto socioeconómico local.

Luego, a partir de la cartografía social y del análisis socioeconómico local, se planifica el acercamiento de otros proyectos sociales para apoyar el aumento de la generación de ingreso familiar.

Por último, son realizados talleres sobre consumo responsable de la energía para dar la bienvenida a potenciales nuevos clientes y orientar sobre lectura de la factura, la tarifa social, consejos sobre ahorro en el consumo, además de dialogar con los vecinos sobre el uso sostenible de la energía.

Con la aplicación de este proyecto, Edesur ha logrado alcanzar a múltiples familias en situación de vulnerabilidad y los ha ayudado a paliar sus problemas en relación al uso de la electricidad. Así, les han permitido solucionar dificultades en su situación económica, a su vez que han echado luz sobre la problemática del consumo sustentable de la energía y han creado conciencia para un mejor uso responsable de la misma.