Chandon

Mi escuela recicla

Se sabe que el cuidado del agua como recurso natural es un elemento clave para el desarrollo de la vida. Sin ir más lejos, el cuerpo humano está compuesto en un 70%, aproximadamente, por este elemento esencial. Si bien la Argentina es valorada mundialmente por sus altas dotaciones de fuentes naturales de agua, la repartición de las mismas no se extienden por el territorio de manera uniforme: Mendoza, por ejemplo, es un desierto y su presente y futuro dependen del buen uso, cuidado, justa distribución y aprovechamiento del agua. Debido a su clima, la mayor fuente de agua proviene de las nevadas estacionales, por lo que es fundamental su almacenamiento y aprovechamiento a través de la reutilización.

Lamentablemente, desde hace más de una década, el Departamento General de Irrigación de Mendoza declaró la emergencia hídrica dado que los seis ríos que atraviesan la provincia presentan un caudal escaso o pobre. A esta situación, se suma la obturación de canales y acequias por la presencia de basura, especialmente de envases plásticos que provocan estancamientos y desbordamientos, lo que implica una merma de este valioso recurso y una gran inversión económica para su limpieza.

La toma de conciencia de estas problemáticas involucra a todos los ciudadanos y abarca al sector público y privado.

Conscientes de esta situación, Bodegas Chandon, desde su gestión ambiental, impulsa buenas prácticas agrícolas industriales que aseguran un mejor aprovechamiento del agua, así como el tratamiento y deposición final de sus residuos.

En el 2017, en el marco de la emergencia hídrica, decidieron lanzar una nueva iniciativa educativa ambiental llamada Mi Escuela Recicla, que se integra al Plan de Sustentabilidad y Relaciones con la Comunidad, para que la toma de conciencia sea extendida hacia los más chicos.

Mediante la implementación de una campaña de recolección de envases de plástico se involucraron a escuelas primarias y secundarias cercanas a la Bodega (diez en 2017 y quince en 2018), con los siguientes objetivos: en primer lugar, favorecer en niños y adolescentes la concientización y la formación de hábitos de cuidado del ambiente vinculados al recurso hídrico y gestión de residuos; en segundo lugar, disminuir la presencia de botellas plásticas en los cauces de canales, ríos y acequias para permitir el natural curso de las aguas y evitar su contaminación; y en tercer lugar, favorecer la reducción, reutilización y reciclado de residuos a través de su separación y recolección diferenciada.

El proyecto pudo ejecutarse en un convenio de colaboración entre el Consorcio de Luján de Cuyo (asociación civil integrada por diversas empresas) del cual Bodegas Chandon es miembro fundador, la Municipalidad de Luján y la Dirección General de Escuelas. A su vez cuenta con el apoyo de Eco de los Andes.

El éxito de esta acción llevó a que la empresa decidiera replicar el programa puertas adentro, para que sus empleados también tomaran conciencia del cuidado del agua y el reciclaje de residuos.

Desde que se lleva a cabo esta campaña, se han conseguido resultados significativos en la toma de conciencia del cuidado del agua y el reciclaje por parte de los más chicos. Ellos a su vez impactan de manera indirecta en sus familias y en el entorno, de este modo logran poner en valor una cultura del cuidado del medio ambiente que facilitará la vida de generaciones futuras.