GIRE

Un click de confianza

La aparición de nuevas tecnologías en el mundo y la democratización en cuanto al alcance y uso de las mismas, independientemente de la clase social que uno pueda ocupar, generan transformaciones sociales, económicas y culturales que abren la reflexión en torno a nuevos modelos educativos y de inclusión. El ejemplo más claro, en el primer caso, es la creación de nuevos hábitos en los más chicos, que desde temprana edad ya tienen un acceso a la tecnología y cuentan con una forma de conseguir e interpretar información mucho más rápida de lo que lo podían hacer las generaciones pasadas. Pero por el otro lado, las personas mayores, dotadas de otros usos y costumbres, ante estas novedades quedan, en su mayoría, marginadas y obligadas, por ejemplo, a realizar acciones cotidianas de manera presencial, cuando podrían hacerlo de manera mucho más ágil y práctica por el medio digital si es que tuvieran esa información a su alcance.

Por este motivo fue que el Banco Patagonia, comprendiendo que la educación financiera para adultos mayores es un elemento central en la protección de los derechos de los jubilados y pensionados, decidió impulsar un proyecto que ayudara a que los más grandes pudieran conectar mejor con el mundo digital.

Así nació el programa “Un click de confianza”, con el objetivo de buscar, por un lado, concientizar sobre los beneficios de la banca digital, y brindar una solución integral para que los adultos mayores puedan tener más autonomía en la realización de operaciones bancarias, haciéndolo de forma más segura, optimizando sus tiempos y logrando una mejor calidad de vida. Por el otro, persigue la integración de los colaboradores en las comunidades de las que formamos parte. En este sentido, son los propios empleados quienes en muchos casos ofician de docentes dictando los talleres tanto prácticos como teóricos.

Al inicio, se definió que el público objetivo fueran adultos mayores de 60 años, residentes de la provincia Río Negro, donde Banco Patagonia es agente financiero. La propuesta, en concreto, se llevó a cabo bajo la realización de talleres presenciales, donde se brindaron conocimientos teóricos y se pusieron a disposición simuladores para realizar ejercicios prácticos.

Bajo la implementación de juegos, concursos y operaciones realizadas en tablets, la propuesta pudo alcanzar a los más grandes para que tuvieran un acceso ameno a la tecnología actual. De esta forma se logró generar mayor confianza a la hora de manejar las tarjetas, el cajero y el Patagonia Móvil.

A partir de la edición 2019 y gracias a la articulación con ANSES, el programa logró consolidarse en un esquema escalable y replicable a nivel nacional, logrando diversificar la propuesta en todo el país y promoviendo un valor agregado, asociado a nuestro negocio, en cada una de las localidades en las que el banco está presente.

A lo largo de las distintas ediciones del programa participaron una gran cantidad de adultos mayores que, gracias a esta innovadora propuesta, ahora cuentan con una mayor autonomía para valerse por sí mismos en el mundo digital que hoy los rodea. Esto no sólo genera un impacto positivo en estas personas, sino que contribuye a mejorar la calidad de vida de toda la población en general que, a modo de mensaje, nos recuerda que nunca es tarde para aprender nuevas habilidades y prácticas.