Fundación banco Itaú

Cuento digital

El mundo de hoy enfrenta muchísimos cambios. Los avances tecnológicos, la aparición de las redes sociales y el acceso generalizado a la información modifican ostensiblemente nuestra manera de interrelacionarnos y de convivir. Por eso es de vital importancia atender cómo esto afecta a los más chicos y a su aprendizaje, para garantizar que puedan desarrollarse de la mejor manera posible. En los últimos años algunos estudios realizados en Argentina acerca del aprendizaje de los alumnos (pruebas Aprender y pruebas Pisa), han arrojado que los más jóvenes enfrentan dificultades a la hora de comprender textos y de expresarse de manera escrita. No lograr hacerlo tiene serias implicancias para el desarrollo personal y sociolaboral de los jóvenes. A su vez, muchos chicos manifiestan que los colegios no cuentan con herramientas ni se adaptan a nuevas formas de aprender a través de los medios digitales, que son moneda corriente para todas las personas, independientemente de su edad. Por estas razones, la Fundación del Banco Itaú, amparada en su compromiso hacia la mejora social, decidió impulsar un proyecto para ayudar a cambiar esta realidad.

Para abordar la problemática se diseñó el Premio Itaú de cuento digital, una iniciativa regional que involucra a Argentina, Paraguay y Uruguay.

La convocatoria incluyó a estudiantes secundarios, a los que se les ofreció un espacio de expresión y visibilidad para su producción literaria juvenil.

El producto final resultó en varias antologías (una regional y otras provinciales) con los cuentos destacados.

La principal innovación fue tener en cuenta que los jóvenes ya no sólo se expresan en formatos tradicionales, sino en formatos digitales que incluyen videos, hipervínculos, programación y otros recursos que enriquecen la narrativa. Esta propuesta se encontró con el desconocimiento de profesores de lengua sobre literatura digital, por lo que se ofreció capacitación docente para abordar la temática.

Para llegar a más cantidad de docentes fue indispensable trabajar en red con los ministerios de educación provinciales. Algunas de las organizaciones que se involucraron fueron: UNESCO, OEI, Fundación Santillana y las provincias de Córdoba, Salta y Neuquén. Desde los ministerios se designaron jueces para que evaluaran los trabajos recibidos y pudieran darse a conocer las producciones de cada alumno y de cada colegio. De esta forma, se buscó contribuir a la mejora en los procesos de escritura, comprensión de texto, gramática y ortografía por parte de los alumnos, junto al involucramiento fundamental por parte del grupo docente.

Para que la iniciativa adquiriera mayor difusión, los encargados de la parte de marketing del banco optaron por el uso de las redes sociales: Facebook, Instagram, LinkedIn, Twitter, e incluso WhatsApp. A su vez, se contó con la participación de una selección de influencers para darle mayor eco a la cuestión. Simultáneamente, se transmitió información relacionada por medio del sitio institucional de la fundación, mailings y se enviaron gacetillas de prensa a medios especializados.

Si bien el programa cuenta con una recompensa y reconocimiento hacia el texto ganador seleccionado por los jueces, la mayoría de los alumnos que han participado de la propuesta han afirmado que sólo haberse puesto a escribir les mejoró su redacción y capacidad de expresarse. A su vez, los docentes se vieron agradecidos y recompensados por haber sido partícipes de la innovadora iniciativa, por acompañar a los chicos en su propio aprendizaje y sumar herramientas en vistas de la mejora de la calidad educativa.

Entre los distintos logros alcanzados por el banco se destacan las alianzas con organismos públicos e intergubernamentales como la OEI y la UNESCO. También el trabajo anterior en el campo y la continuidad del proyecto fueron clave para que tantos ministerios se comprometieran con la estrategia. A su vez, las sucesivas ediciones del premio y el respaldo de organismos supranacionales sirvieron para que el certamen fuese visto como confiable. Estos compromisos permitieron que durante el último año 1.108 docentes pasaran por las capacitaciones presenciales.

La propuesta fue muy bien evaluada por los docentes. Un 97% de ellos solicitó repetir las capacitaciones en sus dos formatos, presencial (29%) y virtual (68%). A partir de este sondeo se completaron las capacitaciones presenciales con el curso online de “narrativas digitales”, del cual participan actualmente cien docentes.

El objetivo es que que estas instancias sean realmente productivas y que las convocatorias futuras tengan una respuesta positiva por parte de los participantes, donde se pueda mostrar la permeabilidad de la escuela al ingreso de las nuevas tecnologías.

El concurso permitió conseguir cambios significativos en la expresión escrita, en la originalidad y en la estructuración de un cuento, temas centrales de la situación a mejorar. Por otra parte, también se escucharon las necesidades de todos los actores involucrados (público, sector privado, estudiantes y docentes). A raíz de esto se convocó a un consejo consultivo docente conformado por cuatro representantes de diferentes provincias para tener una visión más amplia del proceso, para evaluar y repensar propuestas futuras.

No quedan dudas de que este tipo de acciones marcan un camino a seguir en lo que refiere al compromiso con el desarrollo de una sociedad con mayores posibilidades para todos.