Aguas Cordobesas

Gestión sustentable del agua

Resulta difícil imaginarse un día en el que no consumamos agua. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, este recurso vital interviene en varias acciones que llevamos a cabo, ya sea desde el hecho de tomarla, pasando por su uso para hervir alimentos hasta permitiéndonos utilizarla para asearnos. Sin embargo, al usarla quizás no advirtamos que en los últimos años el consumo de agua se ha vuelto una tarea de importancia en cuanto a su sustentabilidad, ya que en determinadas zonas, debido a los cambios climáticos y demográficos, su abundancia se ha puesto en peligro. Tal es el caso de la región de Córdoba. En este contexto, la empresa Aguas Cordobesas decidió implementar una iniciativa que ayudara a poner en relieve este asunto.

La empresa se propuso como objetivo general mejorar la sustentabilidad en los consumos de agua mediante tres acciones.

La primera es la reducción de agua cruda en la potabilización, para preservar el agua de las fuentes naturales y paliar la problemática ambiental. El objetivo es lograr una eficiencia del 97%.

La segunda es la reducción de pérdidas en la red de distribución, para optimizar los gastos operativos y evitar mayores costos a causa del derroche.

Y la tercera es promover el uso responsable del agua en sus clientes y la comunidad en general y generar conciencia medioambiental.

Para el cumplimiento de estas acciones, y concientes de que implicaban un cambio cultural y de hábitos en la comunidad, se desarrolló un plan a largo plazo que contempló desde el inicio de la concesión del servicio hasta la actualidad en cuatro categorías:

1) concientización y educación,

2) provisión de Infraestructura y tecnología,

3) sistemas de control,

4) premios o castigos.

El plan, denominado Gestión sustentable del agua, se desenvolvió a través de actividades como visitas guiadas a plantas, campañas y concursos destinados a la comunidad de alumnos, docentes y público en general.

Fue desarrollado por voluntarios de la empresa, que alcanzó el 30% de la dotación total.

Su propósito fue que el público tome conciencia sobre la magnitud de las instalaciones requeridas para abastecer a 1.500.000 habitantes de la región y promover su consumo responsable. A su vez, las actividades estuvieron acompañadas de campañas digitales que fueron de la mano de lo propuesto en la gestión, a fin de amplificar el mensaje concientizador.

Los resultados cualitativos y cuantitativos de las acciones en desarrollo fueron altamente satisfactorios, y marcan que la tendencia a lo largo de los años está verificando el cumplimiento del objetivo planteado originalmente: lograr una gestión sustentable del agua.