Desarrollo de casos

Casos participantes en los premios 2017

Staples: Inclusión de personas con discapacidad

La diversidad es el valor que guía a todas las acciones que se llevan adelante en Staples. Dicho valor fue tomando cada vez más fuerza a partir de la natural empatía y sensibilidad de los empleados con la problemática de la discapacidad y, a partir de allí, se empezó a trabajar en distintas campañas que tenían como único propósito la inclusión de ese colectivo.

La primera iniciativa formal se concretó en 2007, cuando la compañía organizó una maratón solidaria y se invitó a La Usina y a la Fundación Baccigalupo a participar. El compromiso y la emoción que se vivió en esa jornada impulsó a la compañía a probar nuevas iniciativas vinculadas a la discapacidad, teniendo como horizonte la diversidad plena, brindando oportunidades de inclusión a personas a las que habitualmente les es más difícil conseguirlo, y contagiar a que más empresas se animen a hacerlo.

En la Argentina hay aproximadamente 5 millones de personas con algún tipo de discapacidad y cerca del 80% no tiene trabajo. Si bien el Estado tiene una gran responsabilidad en esto, las empresas y las personas que trabajan en ellas tienen la posibilidad de brindar oportunidades para crear una sociedad más inclusiva.

“El objetivo de la presente campaña es ratificar, mediante algo objetivamente cuantificable, nuestro compromiso para con la inclusión y asegurar su sostenibilidad en el largo plazo. Hoy no existen en la Argentina normas que fomenten o induzcan a las empresas privadas a dar este tipo de oportunidades a personas con discapacidad. Incluso, pese a que en el Estado si existe un cupo obligatorio del 4%, solo el 1% de los puestos laborales está ocupado por una persona con alguna discapacidad”, explicaron desde la compañía. Luego agregaron: “Esto nos motivó a ponernos como objetivo que el 5% de nuestros empleados sean personas con alguna discapacidad. Pero también tenemos la convicción de que proyectos como este no deberían ser un ‘costo’ justificable desde la responsabilidad social, sino que debemos desarrollar las herramientas y buscar las oportunidades específicas para que todos nuestros empleados sean igualmente competentes y competitivos para las funciones que se les asignan, independientemente de sus particularidades”.

El primer paso se dio en 2008 a partir de la incorporación de tres empleados ciegos al call center de la empresa. Para ello se realizaron modificaciones edilicias, se hizo un trabajo de concientización entre el resto de los empleados y se realizaron capacitaciones conjuntamente con la Biblioteca Argentina para Ciegos.

El trabajo prolongado y sostenido en el tiempo hizo que la meta de llegar al 5% de empleados con capacidades diferentes hoy se haya convertido en una realidad. Esto generó una toma de conciencia entre los equipos internos, en donde, como efecto natural, se revalorizó el compañerismo, el sentido del esfuerzo y del compromiso, y el de ponerse en el lugar del otro.

El mayor logro fue que los empleados puedan considerar en la actualidad a una persona con cierta discapacidad, no como “un discapacitado”, sino simplemente como un amigo, compañero, colega, jefe o supervisado que independientemente de sus características particulares, puede desarrollarse profesionalmente tan exitosamente como todos.

Además, al trabajar sobre los valores de la persona y la importancia de la inclusión en la vida empresaria privada, se pudo generar un impacto en la comunidad y no solamente entre los empleados. Esto posibilita que en el futuro, el modelo inclusivo que emprendió la compañía sea un ejemplo a imitar.

Volver