Desarrollo de casos

Casos participantes en los premios 2017

Pan American Energy: Creciendo juntos

La tasa de mortalidad infantil refleja el nivel socioeconómico de la comunidad, su salud, su calidad y accesibilidad de la atención médica para embarazadas y niños, como así también las afecciones en el período perinatal. Entre 2001 y 2003, este índice se elevó del 13,4% al 18,04% en la localidad de Comodoro Rivadavia, provincia de Chubut, superando ampliamente la media nacional. En este contexto, Pan American Energy impulsó en 2004 la campaña Creciendo juntos, para implementar, en base a la articulación público-privada, un plan que previniera factores de riesgo, reforzara la cualificación de los servicios de salud especializados y la concientización social.

La campaña se centra en la capacitación intensiva y sostenida de los equipos encargados de la atención a mujeres embarazadas, puérperas y a recién nacidos. También brinda asesoramiento técnico, módulos teóricos, talleres y participa en la práctica clínica supervisada.

Para diseñar los planes de acción se analizan los certificados de defunción de recién nacidos brindados por los ministerios, se realizan entrevistas en hospitales y clínicas, además de visitas a centros asistenciales. Las estrategias y actividades de cada edición, diseñadas junto con los aliados, son delineadas con visión de largo plazo en función de los resultados anuales y de las posibilidades de mejora.

Desde 2015, el programa también se realiza en Neuquén. Y al año siguiente se amplió la cobertura a Chos Malal, Andacollo, Cutral Co y San Martín de los Andes.

En 2016 se amplió el programa al Hospital Zonal de Trelew. Allí se focalizó en detectar los procedimientos que deben mejorar. Se realizaron ateneos sobre las técnicas de atención de enfermería en el manejo inicial del recién nacido prematuro y la guía de manejo inicial del recién nacido prematuro extremo.

Además de focalizarse en hospitales y centros de salud públicos, la campaña también se encuentra presente en clínicas privadas que registran gran porcentaje de los nacimientos. En ellos se trabaja en la mejora de los servicios para alinearlos con los exigentes requerimientos del Programa maternidades seguras y centradas en la familia (MSCF), de Unicef, y los requisitos de acreditación como Hospital o Centro Amigo de la Madre y el Niño.

Para reducir la mortalidad infantil es necesario generar un cambio de conducta y crear hábitos en los profesionales de la salud y en la comunidad. Pensado como un programa de largo plazo, se obtuvo resultados significativos: según el Hospital Regional Comodoro Rivadavia, la mortalidad fetal descendió 39% y la neonatal disminuyó 67%. También se redujo un 60% la mortalidad de bebés nacidos con un peso entre 500 y 1.500 gramos. Además, la tasa de mortalidad infantil bajó un 63%, lo que ubicó a Chubut como una de las provincias con la menor tasa del país.

La campaña impactó en diversos ámbitos: a los equipos médicos de las entidades de salud participantes les posibilitó que reorganizaran sus servicios, obtuvieran formación en sus lugares de trabajo y en la ciudad de Buenos Aires, permitió que compartieran actividades con su comunidad, que asistieran a talleres de especialistas y trabajaran en forma articulada con autoridades provinciales, nacionales, ONG y el sector privado.

En las comunidades, el acceso a controles médicos, a reuniones con profesionales y a materiales informativos tuvo como resultado una mayor conciencia respecto del cuidado de la salud, la mujer, la preconcepción, el embarazo, el parto y la lactancia. Además, comunicar la problemática de la mortalidad infantil generó un mayor involucramiento de los miembros de la familia que rodean a las madres. Todo esto permitió que el panorama de la salud en general se volviera más favorable y que, año tras año, mejoren las condiciones sanitarias.

Volver