Desarrollo de casos

Casos participantes en los premios 2017

Sancor Seguros: Ser sustentables

Mercantil Andina es una compañía en la que las relaciones humanas ocupan un lugar destacado, su negocio se basa en la confianza y en las relaciones a largo plazo, valores también presentes en quienes forman parte de la compañía. Diariamente, los colaboradores no sólo realizan tareas laborales sino que también crecen, se desarrollan, comparten sus vidas, sus logros, y las adversidades.

La problemática del VIH y el SIDA comenzó a formar parte de la organización luego de que las autoridades tomaran conocimiento de la existencia de trabajadores afectados por este virus. La situación generó la necesidad de realizar acciones que permitan brindarles un marco de contención y favorezcan el acompañamiento desde su entorno laboral. Por otra parte, resultó imposible ignorar la importancia de intervenir a nivel compañía para fomentar la toma de conciencia sobre la importancia de la prevención, la información y la convivencia armónica.

Con el objetivo de realizar acciones que impacten positivamente en aquellas personas afectadas, la compañía se comprometió a hacer visible la temática, destacando la importancia de las medidas de prevención, derribando mitos que puedan provocar exclusión, poniendo en el centro la importancia de la vida.

La estrategia a seguir fue meditada teniendo en cuenta el objetivo, el público a abarcar y el alcance geográfico. “Nuestro interés radicaba en otorgarle un rol activo y no ser simplemente un receptor de mensajes escritos, gráficos u orales. Para alcanzar este fin, elegimos recurrir a un objeto concreto, palpable y visualmente atractivo, cuya sola presencia evoque la causa : los lazos rojos, símbolo internacional ideado para mostrar apoyo a la lucha contra el sida y solidarizarse con las víctimas de la enfermedad y los portadores del virus”, explicaron desde la compañía. Quienes agregaron: “Nuestra innovación radica en el canal elegido para transmitir el mensaje principal, sin recurrir exclusivamente a palabras, textos o imágenes gráficas, sino sirviéndonos del plano simbólico y de las representaciones sociales existentes. Por otra parte, quisimos realizar una acción que desencadene acciones, no buscábamos sólo una toma de conciencia, sino que las personas activamente elijan, cuestionen y decidan qué posición adoptar ante la propuesta. Los invitamos a pensar y recordar más allá de un mensaje escrito”.

Al tratarse de la primera acción de responsabilidad social empresaria ideada, planeada, organizada y llevada a cabo por empleados de la compañía había expectativas sobre su éxito. No existía un parámetro para estimar la actitud de las personas frente a esta nueva actividad. El impacto fue mayor al esperado porque marcó un antes y un después: a partir de ese momento aparecieron voluntarios espontáneamente, nuevas propuestas y proyectos y el armado de un plan de responsabilidad social empresaria para 2017 y 2018.

El aporte de la campaña a la toma de conciencia fue poder hacer visible una problemática que afecta a muchas personas, recordar que se lucha contra esta enfermedad y promover la prevención y la convivencia sin discriminación entre los empleados y aquellos agentes con los que nos relacionamos diariamente.

Volver