Desarrollo de casos

Casos participantes en los premios 2017

Easy y Fundación Garraham: Un circulo virtuoso

La empresa Easy decidió acompañar a la Fundación Garrahan en su programa de reciclado e impulsó la venta del Ecokit, de modo tal que ayuda a quienes lo necesitan y reafirma su compromiso con el cuidado del medioambiente.

Desde el año 2006, Fundación Garrahan lleva adelante un programa de reciclado a través del cual se transforma el plástico de tapitas recolectadas en productos sustentables. Sin embargo, no contaba con un lugar que funcionara como punto de venta masivo para estos productos. En este marco, surgió la alianza con Easy, que comenzó la venta del Ecokit en sus tiendas como la acción central de su programa de responsabilidad social empresaria.

El Ecokit es un conjunto de productos realizados con tapitas de plástico recicladas. Está compuesto por un balde, una palangana y una palita. La venta es a total beneficio de Fundación Garrahan.

Esta alianza tiene como propósito colaborar a partir del apoyo de diferentes iniciativas que lleva adelante la fundación, al tiempo que contribuye con la preservación del medioambiente y al cambio de conciencia de los clientes, quienes se han involucrado de manera solidaria con esta actividad, año tras año.

El círculo virtuoso comprende varias instancias para su implementación. En este sentido, a través de la campaña Destapá tu solidaridad la empresa colabora como centro de recolección de tapitas plásticas con las que contribuye con el programa de reciclado de la fundación. Sumado a esto, pone a disposición sus góndolas para colocar a la venta los productos sustentables confeccionados con el plástico reutilizado.

La expectativa de la compañía al conformar esta alianza fue poder vender, a beneficio de la fundación, al menos 10.000 Ecokits. Afortunadamente, hasta el momento ya se comercializaron más de 77.000 unidades. Los resultados están a la vista y son altamente satisfactorios. En el año 2016, la fundación destinó los fondos recaudados con la venta de los productos para la compra de nebulizadores, este año lo recaudado se destinará para sostener la Casa Garrahan.

Sin dudas, la toma de conciencia y el mayor impacto se observa entre los clientes y colaboradores, quienes gracias a esta acción pueden ver qué pasa y en qué se transforman las tapitas plásticas que se recolectan en los locales. En este sentido, además de ver una finalidad palpable, al sumar una nueva forma de colaborar con la institución, se les da la oportunidad de adquirir un producto funcional, económico y amigable con el medio ambiente.

Por otra parte, también vale la pena destacar la toma de conciencia que se produjo entre los empleados, quienes participan juntando tapitas en los locales. Además, las diferentes áreas y la operación de los locales se involucran a la hora de implementar la venta en las tiendas.

Por esta razón, la empresa considera que su iniciativa es un modelo para seguir adelante en el camino de la solidaridad y del compromiso con todas aquellas personas que lo necesitan.

Volver