logo
Prevención Salud

Prevención Salud: Doná para vivir, Viví para donar

Como parte de su iniciativa de promoción de la salud, la compañía decidió enfocarse en la temática de la donación de sangre y de médula ósea, teniendo en cuenta que muchas personas necesitan salvar su vida a través de transfusiones sanguíneas y la única manera de obtenerlas es mediante la donación voluntaria de sangre.

Los bancos de sangre necesitan de renovación periódica para garantizar los componentes sanguíneos a todos los pacientes en todo momento. Además, enfermedades de la sangre como la leucemia se pueden curar con un trasplante de Células Progenitoras Hematopoyéticas, conocido popularmente como trasplante de medula ósea.

Un dato que agregaba preocupación a la compañía y que la impulsó a redoblar esfuerzos es que el 75% de los enfermos de leucemia no tiene un donante compatible en su familia y la probabilidad de hallarlo es de 1 en 40 mil.

Teniendo en cuenta las características de la problemática antes descripta, la empresa decidió lanzar la campaña “Sumá chances de vida. Doná para vivir. Viví para donar”, destinada a concientizar a la población sobre la importancia de la donación periódica de sangre y de médula ósea.

Concretamente, los objetivos fueron: visibilizar la problemática de la donación de sangre y de médula ósea; concientizar y sensibilizar sobre la importancia de la donación periódica de sangre y de médula ósea; difundir que es posible donar médula ósea mediante una simple extracción de sangre, sin necesidad de punción de la médula espinal, como normalmente se cree; replicar progresivamente las acciones de la campaña en el resto del país; y contribuir a alimentar el registro nacional de donantes de sangre y médula ósea.

La expectativa institucional fue la de lograr que la donación de sangre sea una práctica habitual y esto se logra con el compromiso social. El modelo altruista y habitual apunta a que la población done sangre al menos dos veces al año en forma voluntaria y espontánea, generando un stock de hemocomponentes para evitar que la familia de los pacientes deba buscar donantes al momento de necesitarlos.

Con esta campaña se intentó mostrar que la donación es un acto sencillo, seguro y asistido por profesionales especializados en todo momento. En este sentido, se logró instalar la problemática en la comunidad y en la agenda de los medios de comunicación, con un involucramiento activo por parte de personas de todas las edades.

Los resultados han sido muy buenos en términos de aceptación y adhesión de las personas a la propuesta, que pudo constatarse en: las charlas brindadas en cuatro escuelas secundarias de Sunchales, en la disertación que brindó un profesional del Cudaio en Sunchales y Rosario y en las charlas a empleados de la compañía.

Cabe destacar que los jóvenes son un público multiplicador del mensaje, ya que normalmente retransmiten en sus hogares y entre pares lo que aprenden en la escuela. Además, el ámbito escolar siempre es terreno fértil para la concientización al contar con la colaboración de los docentes, quienes normalmente se comprometen a incorporar estos temas de interés en la currícula y retomarlos en clases posteriores, a través de diferentes actividades pedagógicas y dinámicas que facilitan su internalización por parte de los educandos.

A través de todas las acciones realizadas, la comunidad pudo tomar conciencia sobre los temas planteados, teniendo en cuenta la difusión que tuvo la campaña y el éxito de las convocatorias propuestas. Además, a pedido de los donantes voluntarios, las campañas se repetirán en lugares ya efectuados, lo que denota la conciencia a la donación habitual, voluntaria y altruista.