logo
Pan American Energy

PAE: Programa Educar para prevenir adicciones

El consumo de drogas preocupa a las familias y a prácticamente todos los actores de la sociedad en Golfo San Jorge. En 2013, a pedido de la compañía, una consultora hizo un relevamiento sobre adicciones en escuelas secundarias de Comodoro Rivadavia.

El estudio reveló datos muy preocupantes: el consumo de drogas y alcohol se producía en edades más tempranas y era más frecuente en Comodoro Rivadavia que en otras localidades de la región; el nivel de conciencia del efecto dañino era prácticamente nulo; y el porcentaje de docentes capaces de abordar el problema era bajo (60% carecía de capacitación sobre adicciones), mientras que la mayoría opinaba que eran los padres los responsables de instruir a sus hijos en la prevención y que el consumo de estupefacientes se debía a la falta de contención familiar.

En 2014, junto con la Fundación Nuevo Comodoro, el Municipio de Comodoro Rivadavia, el Gobierno provincial y otras empresas, la compañía desarrolló un programa preventivo de adicciones que tenía por objetivo contribuir con la capacitación de recursos humanos para la prevención y el tratamiento de las adicciones, crear instancias de educación permanente en escuelas para generar conciencia y brindar formación alineada con las peculiaridades locales y que facilite proyectos de prevención, así como la pronta detección, seguimiento y tratamiento de las adicciones.

Además, también se buscó instalar el tema en la agenda pública, conformar redes institucionales preventivas y fortalecer la contención con las familias y con los docentes.

Desde el inicio del programa, la empresa buscó crear valor social con acciones sostenidas en el tiempo para mejorar la calidad de vida, fortalecer la capacidad local y colaborar con el progreso de las comunidades y promover la articulación público-privada en el marco de la ética empresarial para implementar proyectos basados en la confianza, las reglas establecidas, la cooperación y el sentido de servicio.

El trabajo de manera articulada con diversos actores de la sociedad logró excelentes resultados sobre la base del esfuerzo y la cooperación mutua. Se sistematizaron los trabajos y los protocolos de actuación, y se reforzó la red institucional para la prevención y el tratamiento. Además, la metodología fue fácilmente replicable y el Programa se extendió a la provincia de Neuquén a partir de 2016.

Desde 2014, el Programa para la prevención de adicciones trabaja consolidando la relación con referentes y profesionales locales. En el inicio, por ejemplo, colaboró con profesionales de la salud, instituciones estatales y representantes de Iglesias para detectar las necesidades regionales vinculadas con el consumo de estupefacientes. Este ejercicio posibilitó impulsar acciones sostenibles, adecuadas y con valor agregado.

Sus resultados permitieron vislumbrar el alcance del consumo de estupefacientes y sus múltiples aristas. Por otro lado, los recursos humanos destinados por la compañía parae esta iniciativa dieron continuidad al programa, mostrando los beneficios del trabajo realizado.

Pero sin dudas, el mayor logro del Programa fue haber modificado conductas e incentivar la buena toma de decisiones en la población, además de crear valor para la comunidad para quienes participaron en las actividades y para su red familiar y social. Así, contribuyó en el logro de una mejor calidad de vida para todos.