logo
Mastellone

Mastellone: La Serenísima va a la Escuela

Desde sus comienzos, los valores de La Serenísima siempre estuvieron ligados a la familia, la nutrición, la confianza y la responsabilidad. Desde 1929, la compañía se ha destacado, y lo sigue haciendo, por ser pionera en la innovación, liderando las principales tendencias de la industria láctea nacional. Como resultado del trabajo constante y los estrictos estándares de calidad con los que la empresa opera, La Serenísima se ha convertido en una compañía ampliamente reconocida y en la marca más elegida día a día por millones de familias argentinas.

La Argentina tiene la segunda tasa más alta de sobrepeso en menores de 5 años de América Latina. Si se analiza este resultado, se puede pensar en varios aspectos relacionados a la población y sus enfermedades. Existen cifras alarmantes de enfermedades crónicas no transmisibles como obesidad, diabetes, hipertensión o síndrome metabólico, y lo llamativo es que son cada vez más prevalentes en edades tempranas.

Por esta razón, la alimentación de los niños es clave para formar individuos con mejor calidad de vida y prevenir, de esta manera, todas las enfermedades en cuestión.

Ante este escenario, la compañía lanzó un programa que consiste en actividades lúdicas y material educativo didáctico, desarrollados especialmente para fijar conceptos en torno a la alimentación saludable, la importancia de una dieta variada y equilibrada, los beneficios del calcio, la importancia de realizar todas las comidas diarias, y el rol de la actividad física para una mejor calidad de vida.

Con esto, la empresa apunta a enseñar y promover hábitos de alimentación saludables, en cada etapa de la vida, dar cuenta de la importancia en la incorporación de calcio en los primeros años de vida y mejorar la calidad de vida de todas las personas.

El programa se plantea como un espacio con continuidad en el aula, por lo que se trabajan y entregan materiales de trabajo tanto para docentes como para alumnos que, posteriormente, pueden continuar utilizándose como contenido de las currículas.

En cuanto a las expectativas de la compañía al iniciar este gran proyecto, se destaca la contribución a la educación alimentaria de la comunidad promoviendo hábitos saludables que puedan mejorar su calidad de vida. El éxito logrado refleja que, en el marco de todas las acciones que lleva a cabo, la compañía logra ser vista como una empresa comprometida con la salud de niños.

Gracias al desarrollo y crecimiento de este programa, La Serenísima Va a la Escuela se posiciona como una de las iniciativas más importantes y de mayor repercusión para la empresa.

A lo largo de los años en los que se desarrolló el programa, buscamos que todas las personas que sean partícipes del mismo puedan interiorizar e interesarse en aprender por qué es tan importante mantener una alimentación saludable. En este sentido, los educadores son de suma importancia para generar un efecto multiplicador.

Para que los encuentros dejen un valor agregado y logren transformar la información recibida en una filosofía de vida, se trabajó con especialistas como nutricionistas, pero también con talleristas para llegar a los más pequeños con contenidos divertidos, donde el protagonista es el juego.

Año tras año la compañía se propone llegar a diferentes personas y a cada vez más rincones del país, por eso se eligen escuelas insertas en las comunidades cercanas a las plantas y depósitos de la empresa donde existen necesidades insatisfechas.