logo
L’Oreal

Loreal: Por las Mujeres en la Ciencia

La igualdad de género es un desafío presente en la agenda pública mundial. Aún hay mucho por hacer respecto a la equidad en todos los ámbitos y particularmente en la ciencia, donde las mujeres representan sólo el 30% de los puestos jerárquicos y sólo el 3% de los Premios Nobel.

Existen grandes barreras que las desalientan a ingresar en la profesión y los obstáculos bloquean el progreso para las que ya están en el campo. Para ayudarlas a vencer estas adversidades, la compañía lanzó hace 12 años el Premio Nacional L’Oréal-Unesco Por las Mujeres en la Ciencia, en colaboración con el Conicet y el apoyo del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, que premia la excelencia científica, promueve y estimula la participación de las mujeres en el ámbito científico.

El premio se enmarca dentro del Premio Internacional L’Oréal-Unesco For Women in Science, un programa sin precedentes que busca reconocer a mujeres científicas sobresalientes, destacar el nivel de los logros de sus proyectos de investigación, contribuir a que jóvenes científicas alcancen un futuro promisorio en el desarrollo de sus carreras a través de becas y alentar a más jóvenes a adoptar la ciencia como carrera.

El principal desafío de la compañía fue mostrar esta desigualdad de oportunidades de una manera impactante a fin de llegar al público masivo. En este sentido, se buscó ampliar el conocimiento sobre esta 11° entrega del Premio haciendo foco en la importancia del mensaje en favor de la igualdad de género; dar a conocer a las ganadoras locales, contar sus historias y sus puntos de vista sobre el rol de la mujer en la ciencia, y sobre cómo fomentar el crecimiento del rol femenino en puestos jerárquicos, inspirando a otras mujeres; y seguir posicionando a L’Oréal Argentina como referente de la temática del rol de la mujer en la ciencia.

La empresa puso en marcha este programa con la expectativa institucional de identificar y detectar a las científicas más eminentes de la Argentina que trabajan tanto en las disciplinas de Ciencias de la Vida como de la Materia, con el objetivo de otorgarles una ayuda económica para que puedan desarrollar y continuar sus investigaciones en el país.

A partir de la creación y el otorgamiento de este Premio, que no tiene precedentes en la Argentina, la comunidad científica, las mujeres y la sociedad en general tomaron conciencia acerca de la problemática de las mujeres que, en el caso argentino, ocupan lugares no jerárquicos dentro de las sociedades científicas.

Sensibilizar y generar conciencia sobre este fenómeno fue el gran aporte e impacto que generó el Premio en la sociedad en línea con el legado de la compañía, que cree que las empresas pueden ser exitosas económicamente y generar, al mismo tiempo, valor compartido y beneficios en las comunidades que operan, principalmente sobre las mujeres y la comunidad en general.

El mayor impacto recordable fue el reconocimiento internacional, luego del premio local que recibió Andrea Gamarnik, Investigadora principal del Conicet y jefa del Laboratorio de Virología Molecular del Instituto Leloir quien en el año 2001, tras haber trabajado en el exterior con el virus del SIDA, regresó a la Argentina para dirigir la investigación premiada sobre dengue, que reveló los mecanismos moleculares de su expansión y abrió caminos para el desarrollo de futuras vacunas y antivirales, en el contexto en que la Argentina sufría un brote de esta enfermedad.