logo
Banco Patagonia

Banco Patagonia: un estímulo para emprendedores de Río Negro

En sintonía con su rol social como agente financiero de la provincia de Río Negro y atenta a los estudios que destacan la falta de educación emprendedora, como así también de la creciente tasa de discontinuidad de los negocios iniciados por falta de planificación estratégica, es que desde la entidad impulsaron la creación del Programa Emprendedores de Río Negro, una experiencia de capacitación gratuita donde los interesados pueden incorporar nuevos conocimientos y herramientas para perfeccionar y hacer cerecer su emprendimiento a lo largo de distintas etapas formativas.

A través de cada uno de los talleres, el Programa pretende desarrollar y fortalecer el ecosistema emprendedor local para dinamizar el desarrollo social y económico, promover la innovación y la sustentabilidad como estrategias competitivas de sus negocios, generar redes de trabajo y articulación entre pares, promover la generación de mejores empleos, y, por último, disminuir el riesgo de fracaso económico de los emprendimientos.

De esta manera, el Programa Emprendedores de Rio Negro busca fomentar el desarrollo social de la provincia de Rio Negro a través de distintas instancias de participación. En una primera etapa, la capacitación es presencial y dictada en articulación con los socios locales, adaptada a las características de cada ciudad. A esto se suman cursos virtuales que amplían y mejoran la experiencia del usuario. Además, se establecen técnicas de mejora para acompañar el desarrollo de sus planes de negocios, que incluyen formación en temas relacionados a la sustentabilidad.

Superada esta etapa, se capacita por nodos regionales a los mejores proyectos que siguen avanzando y defiendan su iniciativa frente a un jurado conformado por autoridades provinciales, municipales, reconocidos emprendedores locales y funcionarios del Banco Patagonia, quienes premian a los mejores emprendimientos.

La premisa es premiar a aquellos emprendimientos que no solo sean sustentables a nivel económico, sino que además generen un impacto positivo en la comunidad que lo rodea y en el medioambiente.

A su vez, se resalta como valiosa la articulación con actores locales, lo que permite potenciar el alcance del programa a más ciudades, fortalecer las capacitaciones locales empoderando a los actores de cada ciudad y adaptar las capacitaciones a la coyuntura local, a la vez que se contribuye a que la comunidad vuelva a encontrar en sus centros locales propuestas innovadoras de capacitación.

Desde la implementación de este Programa, en 2016, a la fecha, más de 500 emprendedores se vieron beneficiados de forma directa por las capacitaciones realizadas. Además, la iniciativa generó impactos positivos directos en la cadena de valor de los emprendimientos participantes. En la mayoría de los casos se observaron mejoras de hasta el 80 por ciento. Específicamente en 2017, fueron 50 los proyectos finalistas y seis los beneficiados con capital semilla para potenciar sus negocios, teniendo en cuenta la generación de empleo y el impacto económico, social y ambiental de los mismos.

También es importante destacar que cada emprendimiento generó un efecto multiplicador con proveedores locales y regionales, ya que casi el 40 % de los proyectos impacta directamente en 3 a 10 proveedores locales y el 69% impacta en al menos 3 proveedores regionales.

Sin dudas, uno de los mayores logros de este Programa fue haber generado entre los emprendedores una toma de conciencia respecto de la importancia de una buena planificación financiera, de maximizar los costos y de invertir en la salud de sus negocios para hacerlos sustentables y perdurables en el tiempo.