logo
Banco Itaú

Banco Itaú: transformando personas en protagonistas

Según Indec, el porcentaje de hogares por debajo de la línea de pobreza es del 17,9%; comprende un 25,7% de las personas y distingue un 3,5% de hogares indigentes que incluyen el 4,8% de las personas.

De la mano de la pobreza, también se ven afectadas la equidad de oportunidades, el acceso igualitario a la educación y el bienestar bio-psico-social de las personas y comunidades vulnerables.

Desde el Banco entienden al Voluntariado Corporativo y la Responsabilidad Social Corporativa como una estrategia en la gestión de personas, pero primordialemente como una posibilidad de contribuir a la sociedad y accionar para la disminución de las desigualdades.

Si bien se busca que el programa de Voluntariado Corporativo esté alineado al negocio, esto no debe dejar de lado su vertiente social y el diálogo con las comunidades. La articulación entre el sector público, privado y el tercer sector, es una de las maneras más efectivas de incidir positivamente en la transformación de la sociedad.

Una organización socialmente responsable, solo se construye con colaboradores solidariamente comprometidos. Por eso, desde la fuerza de este programa de Voluntariado Corporativo se deben tender puentes que acerquen las brechas sociales, culturales, educacionales y tecnológicas.

El principal objetivo del programa de Voluntariado Corporativo es generar mayor conciencia social, compromiso y participación ciudadana entre los colaboradores. Se busca promover el protagonismo activo de todas las personas que conforman el Banco.

Esta iniciativa promueve acciones tendientes a fortalecer los vínculos comunitarios, el desarrollo socio-cognitivo, cultural y emocional en la primera infancia. Además, impulsa acciones tendientes a promover la terminalidad escolar de los jóvenes, en especial aquellos que provienen de sectores menos favorecidos.

Todas las actividades propuestas por el Voluntariado Corporativo buscan incidir positivamente en el diseño de un proyecto de vida con especial impacto en los procesos educativos formales y no formales. También velan por la igualdad de oportunidades y el acceso inclusivo a la información relevante para el proceso de desarrollo integral de las personas.

La principal expectativa del Banco a partir de la implementación del programa de Voluntariado Corporativo fue la de facilitar el poder transformador de las personas y potenciar el protagonismo, promover la conciencia y compromiso social de los colaboradores y estimular su participación ciudadana. El objetivo es llegar a mas beneficiarios directos, incidiendo en territorios de mayor vulnerabilidad.

El aporte a la toma de conciencia de esta iniciativa se produjo en varios niveles, ya que se logró una mayor adhesión de voluntarios, quienes además evidencian la motivación necesaria para seguir actuando en el programa de Voluntariado Corporativo, pero también es importante destacar la construcción de alianzas con organizaciones públicas, privadas y del tercer sector, con quienes se compartieron buenas prácticas y diversas acciones, generando un vínculo social y acción colectiva.

Los voluntarios han destacado también el aprendizaje del principio transformador, donde no solo se beneficia a las personas destinatarias del programa, sino que ellos mismos descubren nuevas capacidades y habilidades.

Finalmente, es válido destacar que la posibilidad de invitar a familiares y amigos al programa permitió expandir la conciencia social y la posibilidad de ser actores sociales activos que pueden aportar concretamente en la transformación de otras realidades, siendo de esta manera, los mismos voluntarios, agentes de cambio y desarrollo social.