logo
Banco Comafi

Banco Comafi: la solidaridad en todas sus formas

Con la premisa de que el impacto económico, social y ambiental que genera es un aspecto clave a tener en cuenta a la hora de desarrollar su negocio, la compañía entendió que debía realizar un aporte solidario con el fin de mejorar la calidad de vida de aquellas personas que, por distintos motivos, se encuentran en situaciones de vulnerabilidad.

Para ello, se identificaron las múltiples necesidades que afrontaba la comunidad y que requerían de una solución urgente: viviendas dignas, mejorar el acceso a la salud, mejor educación e inclusión laboral y financiera, entre otras. La primera medida, entonces, fue encontrar voluntarios dispuestos a ceder su tiempo para generar un impacto positivo en su entorno.

“Entendimos que podíamos y debíamos aportar algo a mejorar la vida y la relación con el entorno social, ambiental, laboral y económico de algunas personas que estaban viviendo en la zona de influencia de nuestras operaciones, con foco en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, ayudándolas a tomar conciencia y a modificar la situación en la cual se encuentran”, explicaron los responsables de coordinar las distintas acciones.

Ya con el objetivo claro, se produjo la creación del Programa de Voluntariado Corporativo (VC) con el cual se pretendió generar un impacto positivo en la comunidad a la vez que canalizó el espíritu solidario de los colaboradores y se generó sentido de pertenencia, trabajo en equipo y desarrollo integral de los empleados, quienes vivieron una experiencia gratificante, que los enriqueció como personas y como ciudadanos participativos, responsables, solidarios.

Las acciones que se implementaron crecieron con el correr de los años y se perfeccionaron luego de la comprensión de las demandas de la comunidad. El debut del Programa de Voluntariado Corporativo se produjo en 2011 a través de la campaña de donación voluntaria de sangre, acción que se mantuvo en forma ininterrimpida hasta la actualidad. Esta iniciativa propone colaborar con aquellas personas que, en situaciones extremas, no cuentan con donantes de sangre.

El éxito de la campaña voluntaria de donación de sangre, impulsó dos años más tarde la alianza con la organización TECHO, a partir de la cual se construyeron casas temporales en barrios postergados. Al mismo tiempo, se creó un programa de acompañamiento a diez jóvenes del Barrio 31 para que pudieran finalizar sus estudios secundarios superando obstáculos no solo académicos, sino también familiares y del propio entorno. Durante ese período, voluntarios del Banco participaron como tutores, acompañando a los estudiantes durante tres años consecutivos.

Finalmente, en 2017 se sumaron otras dos iniciativas: “Te ayudamos a Ayudar” y “Finanzas Prácticas”. La primera, destinada a colaborar con las acciones solidarias que hacen cotidianamente los colaboradores en su vida personal para que sus propuestas solidarias se encuentren alineadas con las necesidaes de la comunidad. De esta manera, los colaboradores interesados en participar deben presentar, junto a una ONG que será la beneficiaria del aporte, el proyecto que apadrinan detallando cuáles son los objetivos para que luego, un jurado interno y externo decida cuáles serán las iniciativas que recibirán el aporte del Programa de Voluntariado Corporativo. En los dos primeros años de implementación, se presentaron 36 proyectos y fueron seleccionados nueve que tuvieron un impacto en 4.100 personas.

La segunda iniciativa tiene como fin inspirar y preparar a los jóvenes para el mundo laboral, brindándoles herramientas de educación económica y formación para el trabajo. Para ello, los voluntarios deben capacitarse y brindar talleres en establecimientos educativos donde les transmiten a los chicos la importancia de la planificación y el establecimiento de metas en el contexto de las finanzas personales, para que puedan comprender la relevancia de tomar decisiones financieras sensatas. Actualmente, 44 voluntarios recibieron la formación para ser capacitadores de este programa, alcanzando a más de mil estudiantes.

Los resultados de las distintas iniciativas enmarcadas en el Programa de Voluntariado Corporativo son más que alentadores. En apenas siete años, ya se han beneficiado más de 8 mil personas entre voluntarios y destinatarios de las iniciativas, lo que impulsa a profundizar las acciones que se encuentran en marcha y a buscar nuevas soluciones a las necesidades de la comunidad.