logo
Arcos Dorados

Arcos Dorados: Empleo joven

Atenta a su rol como la mayor franquicia independiente de McDonald’s a nivel mundial, la compañía se planteó una estrategia a largo plazo enfocada en crear conciencia sobre una de las problemáticas sociales más importantes de América Latina: el empleo juvenil.

Frente a un panorama desolador, con una tasa de desempleo del 14% en la región y 23 millones jóvenes que ni estudian ni trabajan, la empresa se constituyó como un agente catalizador de movilidad social al brindar oportunidades de carrera y empleabilidad a miles de jóvenes en los países donde está presente.

Para cumplir con su objetivo, desarrolló diferentes iniciativas y alianzas para contribuir al empleo juvenil. En los últimos 10 años, por ejemplo, les brindó a 500 mil jóvenes la posibilidad de acceder a un empleo formal en restaurantes McDonald's de la región, logrando que, en la actualidad, de los 90 mil empleados que posee la compañía, más de 73.000 tienen entre 16 y 25 años.

El principal objetivo que se persiguió con esta iniciativa fue posicionar a la compañía como un agente de cambio comprometido con el empleo formal juvenil, capaz de instalar la temática en la agenda de los medios y generar conciencia sobre la importancia de confiar en las nuevas generaciones.

Para ello, se trabajó en una estrategia integral que alineó los esfuerzos de sectores como Corporate Social Engagement, encargado de desarrollar alianzas con organizaciones clave en materia de empleo juvenil; Marketing, responsable de crear una campaña institucional a fin de mostrar la apuesta de confianza de la organización en las nuevas generaciones; y Comunicación, área que estuvo a cargo de divulgar la temática y realizó diferentes iniciativas para darle visibilidad ante públicos externos e internos.

A través de la concientización sobre la problemática de empleo y de mostrar la confianza que deposita en las nuevas generaciones, la empresa buscó proyectar un cambio positivo en la sociedad: modificar la forma en que se percibe a los jóvenes, brindando datos concretos sobre los prejuicios que los jóvenes consideran que la sociedad tiene de ellos y su imperiosa necesidad de sentirse apoyados, con oportunidades reales de empleo y una apuesta a las capacidades y talentos de su generación.

Para cumplir con esta expectativa, la compañía desarrolló una estrategia a través de distintos canales de comunicación que le permitieron constituirse como agente de transformación, capaz de inspirar la inclusión de los jóvenes al mundo laboral.

Gracias a una campaña que conjugó los esfuerzos de distintas áreas de la compañía bajo un objetivo común, la sociedad y sus diferentes actores pudieron conocer el compromiso de Arcos Dorados con el empleo formal juvenil, los beneficios que ofrece a sus empleados y la confianza que deposita en los jóvenes de la región. A través de diferentes iniciativas, la empresa pudo instalar el tema en la agenda de los medios nacionales y locales.

De igual forma, el anuncio de generación de empleo, que formó parte del amplio abanico de contenidos, permitió mostrar de forma directa la apuesta de la compañía por los jóvenes y su compromiso por reducir las tasas de desempleo juvenil en cada mercado.