logo
Abbvie

Abbvie: Cuentos que no pican

La Asociación Civil para el Enfermo de Psoriasis y Artritis psoriásica (Aepso) sentía que tenía una deuda pendiente con los niños desde hacía mucho tiempo. “Queríamos buscar la forma de llegar a ellos de una mejor manera, enseñarles desde pequeños qué les pasa por tener una piel diferente”, afirma Silvia Fernández Barrio, presidente de Aepso, en la introducción de “Cuentos que no pican”, el primer libro pensado para chicos sobre psoriasis, especialmente elaborado para hablar de la enfermedad con los más pequeños.

Esta acción se enmarcó en dos importantes hitos de la Organización Mundial de la Salud (OMS): la Resolución Psoriasis de 2014 y el Reporte Global Psoriasis de 2016. Frente a esta necesidad, se buscó un Embajador y fue con el apoyo de la compañía que esa deuda comenzó a materializarse.

La filosofía de la empresa permite encontrar siempre un nuevo enfoque para enfrentar los desafíos que presenta la salud en la actualidad: no se trata solo ofrecer tratamientos innovadores, sino también de contribuir con un mayor conocimiento y educación en la sociedad sobre las enfermedades que pueden prevenirse, tratarse y/o curarse.

Dentro de las diferentes áreas de trabajo en las que la compañía ofrece soluciones, se encuentra la psoriasis, una enfermedad inmunológica que tiene un alto impacto emocional en los pacientes, especialmente en los más pequeños.

En el caso de una población tan vulnerable como lo es la infantil, los expertos confirman que la psoriasis pediátrica es una enfermedad potencialmente grave que puede afectar la salud mental, la calidad de vida y que, por lo general, perjudica significativamente la experiencia escolar.

El objetivo de la empresa fue el de generar, a través de un material didáctico dirigido a los niños, con y sin la enfermedad, un mayor entendimiento de las emociones de estos pacientes y su entorno. Por tal motivo también se trabajó en concientizar a padres, docentes y otros niños sobre las implicancias emocionales de la enfermedad y la importancia de la integración y no discriminación de estos pacientes.

En este sentido, el material preparado para que los médicos puedan entregar a padres y pacientes y lograr un mayor entendimiento al momento del diagnóstico fue uno de los principios rectores del proyecto. Paralelamente, se buscó despertar el interés de medios de comunicación, abordando la psoriasis y la importancia de su diagnóstico y tratamiento, con el acento puesto en su impacto en los chicos, como instancia para la modificación de los comportamientos sociales vinculados a la enfermedad y cambiar actitudes de discriminación vinculados al desconocimiento.

“Cuentos que no pican” es de por sí un aporte a la toma de conciencia de toda la comunidad, ya qe se trata del primer libro del país que aborda la psoriasis infantil desde un libro de cuentos para niños. Además, fue distinguido por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, al ser considerada una herramienta de “interés social y para la promoción y defensa de los derechos humanos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

Finalmente, como una muestra de que la importancia de este material trascendió todas las fronteras, convirtiéndose en una iniciativa regional, es válido destacar que “Cuentos que no pican” fue traducido al español neutro y portugués para ser distribuido en todo el Continente a través de la Red Latinoamericana de Psoriasis.